viernes, 12 de marzo de 2010

Navegando por mis pensamientos


A veces se quieren decir tantas cosas. Se quieren hacer tantas preguntas. Se quieren pedir tantas explicaciones. Se quieren romper tantos silencios. Pero en el lamento de nuestra soledad solo atinamos a divagar en el mar de nuestros recuerdos.

La vida es extraña, te da oportunidades y también te da la oportunidad de desaprovecharlas. Te da a escoger y en ocasiones escogemos lo que menos nos conviene. Te da cerebro pero a veces no nos sirve para pensar adecuadamente.

Hay momentos en los cuales se quisiera poder tener la potestad de cerrar los ojos y al despertar sentir que todo lo pasado fue una pesadilla y que quedo atrás. De poder tomar las cosas con calma, aunque lo que estas pasando es una tempestad. De no sentir que te ahogas en tus propias lagrimas. De navegar a algún lugar donde te sientas segura.

Me gustaría poder descifrar el por qué de tantas cosas. El por qué de mis preguntas, el por qué de las acciones, el por qué de luchar, el por qué de la perseverancia, el por qué de nadar contra la corriente, el por qué de nuestras decisiones. El por qué de las tuyas…

3 comentarios:

El Drac dijo...

Querida amiga cuánta desolación me ha traído tu escrito, veo que es de hace tiempo ojalá que ahora estés mejor; auqnue no sé que tanto con el terrible terremoto que asoló tu país. Te mando desde aquí un fuerte abrazo de un vecino tuyo peruano que siente y sufre igual que tú. Cuidate mucho.

CAVA dijo...

La vida es asi, siempre tenemos tantas preguntas y tan pocas respuestas...

Pero en fin, vivamos la vida con alegria :)

Un beso.

Dragonfly dijo...

Uy amiguita, yo también quisiera eso...

Besos ;]